Loading...

miércoles, 13 de julio de 2011

FRANCISCO PINILLOS FIGUEROA

FRANCISCO PINILLOS FIGUEROA
Un hombre que perteneció al partido Unionista, todo un Centroamericano.

El 12 de mayo de 1882 nace Francisco, hijo de Marcos Figueroa, hondureño, y de Virginia Pinillos, guatemalteca. Con el correr de los años Francisco siempre escogió ser Pinillos Figueroa. No se llevaba mal con su padre, pero él así lo quiso y se le conoce de esta manera. Nació cuando la United Fruit Company comenzaba a poner sus ojos en las selvas de Guatemala. Era un joven revolucionario cuando Manuel Estrada Cabrera comenzaba su tiranía. Así que el joven poeta parte adonde está su padre en Honduras y allí estudia la secundaria, y luego se recibe de licenciado en Ciencias Químicas y Farmacia en la Universidad Nacional de San Salvador en El Salvador.
Juan Elías Flefil, un compañero suyo a quien conoció en San Salvador, cuenta que en una oportunidad, cuando se celebraba el fin de año de 1910 y sabiendo su afición a las letras, le pidieron que escribiera algo para recitarlo en el momento del cambio de año. Francisco se apartó a una mesa de esquina del gran salón y allí compuso inspirado en los hermanos Hurtado y su marimba, quienes en ese momento tocaban un vals de moda. Fue así como compuso La marimba, uno de los poemas más representativos del modernismo centroamericano y al mismo tiempo una composición hacia todo lo que en ese momento se estaba viviendo en su país natal, Guatemala.
En otras latitudes apenas comienzan a despuntar con las nuevas maneras de escribir. La revista Poetry de Chicago data de 1912, mientras que en nuestros suelos Rubén Darío, e incluso previamente José Martí, ya estaban escribiendo lo que se conoció como Modernismo. Hay grandes diferencias entre los dos Modernismos, pero lo interesante es una inmensa confianza y admiración por las formas de los clásicos griegos y toda una imaginería exótica y de mayor libertad en las composiciones. En Latinoamérica no se abanona la rima, pero sí se exageran los metros, y los temas comienzan a ser representativos de la época. La Oda a Teodoro Roosevelt de Rubén Darío dará la pauta que se siente en este poema de La marimba. Leamos el poema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario